Tan solo un segundo (Virginia S. McKenzie)

12.10.2019

SINOPSIS

Hannah tenía un futuro prometedor en aquello que más amaba: la danza sobre hielo. Una meta por la que había luchado junto a Nicholas, su mejor amigo y compañero, durante los últimos diez años. Hasta que el error de otro le demostró lo efímeros que pueden ser los sueños.

Mikhail hace mucho que olvidó lo que era disfrutar al salir a la pista. Es más, tras la lesión que lo obligó a retirarse del patinaje artístico, creyó que nunca tendría ocasión de recordarlo. Sin embargo, el destino parece dispuesto a darle la oportunidad de volver a competir y, sobre todo, de cumplir una promesa grabada con tinta en su cuerpo. Claro que para ello tendrá que convencer a Hannah de que juntos pueden lograr grandes cosas.

Para ambos, luchar por un nuevo comienzo significará tener que hacer frente a sus heridas emocionales, porque solo si son capaces de curarlas encontrarán la manera de vivir y amar sin fronteras.


RESEÑA

Cuando vi que este libro estaba de oferta en Amazon no tardé ni medio segundo en lanzarme a comprarlo. Hacía dos años que este libro estaba en mi lista de deseos y nunca lo llegué a comprar por X razones. Sin embargo, por fin, lo he leído y... qué MARAVILLA.

En este libro conoceremos a Hannah y Nick, dos mejores amigos y compañeros de danza sobre hielo desde hace diez años. Ambos tienen un futuro prometedor en su disciplina hasta que ocurre algo que cambiará por completo la vida de los dos (no diré el qué porque quiero que lo leáis).

Después de este hecho, Nick quedará indispuesto para volver a la danza sobre hielo en su vida y Hannah, que si puede, no ha vuelto al hielo en cinco meses. Veremos como Nick está estancado en una fase de negación y rabia, y Hannah intenta salir adelante como puede, con los ánimos bastante bajos.

Un día aprecerá un ídolo de Hannah del patinaje artístico llamado Mikhail (o Misha para los amigos), el cual se retiró hace unos años por culpa de una lesión de rodilla pero quiere volver a las pistas en otra disciplina, danza sobre hielo. Y para eso necesitará una compañera, ¿quién mejor que Hannah Daniels, la joven promesa, para serlo?

Obviamente, Hannah no cederá pues siente que estaría traicionando a su mejor amigo pero Misha hará prácticamente de todo (de verdad) para que acepte. Cuando al fin lo hace, veremos la complicidad que tienen sin siquiera conocerse y lo fácil que es salir adelante con un compañero/a así.

Me ha encantado.

De verdad.

Lo que más me ha gustado han sido sus personajes. Aparte de los dos protagonistas (que han sido magníficamente descritos, con unas personalidades súper bien definidas y características), los secundarios, en especial Abby, la mejor amiga de Hannah. Una chica bastante impulsiva, mal hablada a ratos, terca y decidida, con un corazón que no le cabe en el pecho. Sin ella, el libro no habría sido ni la mitad de bueno. Es la principal causante de la recuperación emocional de Nick.

Ha sido un libro de lo más tierno, que me ha tenido con el corazón gritando «Awww» todo el rato y con el cerebro pidiéndome que busque un novio que sea como Misha. La confianza e inteligencia de Hanna, la ternura de Misha, la terquedad de Abby, la fortaleza de Nick y el apoyo del resto de personajes, mezclado con la pluma de la autora y la magnífica trama que ha escrito, ha sido uno de los mejores libros que me he leído este año.


HAZ CLICK AQUÍ PARA HACERTE CON EL LIBRO.