SARA VENTAS

21.06.2019

❝ No soy una escritora de textos edulcorados, sino más bien tiendo a buscar el realismo y huir un poco del ideal de romance.❞ 

Seguimos con una entrevista a Sara Ventas, la autora de un libro que hemos comentado bastantes veces: "Treinta postales de distancia". Hace unos meses hice una reseña de su libro y no he querido perder la oportunidad de entrevistarla.

Aparte de Treinta postales de distancia, Sara también es autora de otras novelas como "A Destiempo", "¿Y si no es causalidad?", "¿Es tu última palabra?" o "De Abril a Julio".

Antes de empezar, quiero agradecerle a Sara por acceder a responder las preguntas. Debo admitir que me gustó mucho leer sus respuestas y estoy segura que a vosotros también os va a encantar.

¡Espero que os guste la entrevista!

Mi nombre real es Sara Ventas, no uso seudónimo. Aunque a veces pienso que debería haberme puesto uno (mi apellido es extraño para el mundo literario, parece que realmente me dedique al marketing). Nací en Madrid, pero me crié en un pueblecito de Badajoz y después regresé a Madrid para continuar mis estudios. Ahora resido en Málaga, llevo unos catorce años. No estudié nada que tuviera que ver con el mundo de los libros, me fui por el camino de la fotografía. Aunque me dediqué poco tiempo a ello, trabajé un año con un fotógrafo como ayudante y otro par en un laboratorio fotográfico. Después tuve mil trabajos, como casi todo el mundo. Ahora me estoy sumergiendo en la corrección profesional, como formación.

No tengo hobbies así especiales, quitando escribir, leer y ver series, una detrás de otra (a veces necesitaría un control parental de Netflix y HBO).

E- ¿Cuándo y cómo empezaste a escribir?

Empecé cuando nació mi segundo hijo. Tenía mucho tiempo libre, era un bebé dormilón, y mientras el mayor estaba en el colegio, se me ocurrió abrirme un blog. Al principio para contar chorradas y anécdotas, después me metí en foros de escritura y me fui atreviendo con relatos y otros formatos.


E- ¿Qué te animó a publicar tu primer libro?

Amazon. Era la época en la que prácticamente acababa de aterrizar en España y me llamó poderosamente la atención lo de autopublicar mi novela.


E- Cuéntanos un poco de qué trata "Treinta postales de distancia" y qué veremos en ella.

Se me hace raro hablar de "Treinta postales de distancia", llevo ya otras cuatro novelas a mi espalda y un par de ellas en proceso, y es como volver al pasado. Un pasado muy dulce, tengo muy buenos recuerdos de esa novela. Trata de una pareja de desconocidos que coinciden todas las mañanas en el ascensor. Se caen fatal al principio, porque no pueden ser más distintos, pero una noche ella tiene un sueño erótico con él y a partir de ahí cada vez que se cruza con él se siente incómoda, dando lugar a situaciones divertidas. Hay de todo un poco: infidelidad, traiciones, malentendidos... Tenéis que leerlo, soy muy mala resumiendo. El marketing no es lo mío, pese a mi apellido.


E- ¿En qué género clasificarías tu libro?

Romántico contemporáneo es lo que más se acerca a todas mis novelas, pero porque siempre hay una relación como vehículo de la historia. Sin embargo, no soy una escritora de textos edulcorados, sino más bien tiendo a buscar el realismo y huir un poco del ideal de romance. Tampoco busco el final feliz, muy de las historias de este género. Si surge, lo será; si no, no. Depende de la historia y de cada personaje. Algunos de mis finales suelen ser odiados. Y lo sé cuando le doy a la palabra fin, pero no puedo remediarlo.


E- ¿Cómo definirías a los protagonistas y qué destacarías de cada uno?

Lo que más destacaría de ellos es lo humanos que son, están llenos de defectos e inseguridades. Él es serio y estirado a simple vista, y muy maniático y supersticioso. Ella es más locuela y desastrosa, bastante a él.


E- ¿Qué cosas tienen más en común y cuáles no?

No tienen absolutamente nada en común, solo la electricidad que les envuelve cuando coinciden.


E- ¿De dónde surgió la idea de escribir una historia con esta temática, con estos personajes...?

Al principio fue la idea de mezclar a dos personajes muy opuestos, a ver qué pasaría. Lo demás vino con ellos. En realidad era un relato para mi blog lo que trataba de escribir, pero se alargó tanto que pensé que o lo ponía por capítulos o no lo publicaba. Terminé sacando mi primera novela de él.


E- ¿Qué es lo que hace diferente este libro de los otros que has escrito?

Pues todo y nada. En realidad, la mayoría de mis libros tienen cierto toque de novela epistolar: bien sea mediante cartas, postales, mensajes de Whatsapp... No lo hago a propósito, me lo piden las historias; o quizás esa es mi mejor forma de contarlo.


E- ¿Te ves reflejada en alguno de los personajes?

Tengo un poquito de cada, o a cada personaje le entrego un poquito de mí. A veces en forma de experiencia vivida, otras en manera de pensar o impulsos. Y no siempre es en el personaje femenino en el que entrego algo mío.


E- ¿A qué libro tuyo le tienes más cariño y por qué?

¡No puedes hacerme esto! ¿Por qué os gusta tanto la pregunta de a quién quieres más a mamá o a papá? ¡Imposible! Todos son hijos míos, y todos se llevan un poquito de mí. Pero, claro, queréis que me moje... "Treinta postales de distancia" fue la primera y la viví con una intensidad enorme, con los pies casi sin rozar el suelo. Pero "¿Y si no es casualidad?" cuya historia nació con el miedo de no dar la talla, por ser la segunda, también fue muy especial para mí, sobre todo su proceso de creación... Fue como viajar a Verona con ellos. Pero es que luego está "¿Es tu última palabra?" con la que me emocioné como nunca lo había hecho con ninguna... ¿Veis que es imposible? (Entrevistadoras del futuro: no me hagáis esta pregunta).


E- ¿Tienes algún proyecto en mente?

Tengo dos proyectos en curso. No sé exactamente para cuando, porque en uno de ellos me estoy planteando que tenga dos partes, que son necesarias de momento. Aunque si al final no lo son, lo acoplaré todo en uno.


E- ¿Planificas tus historias al detalle antes de escribirlas o las dejas surgir sobre la marcha?

Nunca las planifico al detalle. Solo me hago un esquema con las ideas y los conflictos iniciales que tengo en mente. Después dejo que los personajes vayan marcando la ruta, según se vaya complicando y resolviendo todo. De hecho, al principio, los personajes son un poco ambiguos hasta que se van formando y definiendo en el transcurso de su historia. A veces, cuando hago la primera lectura y veo alguna de sus reacciones del inicio me digo: No, esto no lo habría dicho fulanito. Al principio crees conocer a tus personajes, cuando los creas, pero solo cuando acabas el libro sabes quiénes son realmente.


E- ¿Tienes algún ritual a la hora de escribir?

Solo prepararme café y una botella de agua. Después me da igual que llueva, truene o toque el vecino la batería. Incluso he llegado a mantener conversaciones mientras escribo de las que luego no he sido consciente (y me da miedito).


E- ¿Te ves dedicándote a la escritura plenamente en un futuro?

Es lo que más me gusta hacer y seguiré con ello. Lo difícil es vivir de la escritura. Eso ya es otra historia.


E- ¿Qué consejo darías a todos aquellos que están empezando a escribir.

Como siempre digo cuando me hacen esta pregunta, no me siento en posición de dar consejos a nadie. Tal vez decirles que crean en lo que escriben o que escriban lo que realmente sientan.


                                                                                                                                                        
-Laura C.

Espero que os haya gustado la entrevista y hayáis conseguido conocer un poco más sobre Sara y "Treinta postales de distancia", del cual hablamos hace unos meses. Aquí abajo os dejaré las redes sociales de Sara para que podáis seguirla y leerla.

Insagram: @saraventas_
Twitter: @saraventas_
Facebook: Sara Ventas


💬¿QUÉ OS HA PARECIDO LA ENTREVISTA? ¿QUÉ ESCRITORAS O ESCRITORES MÁS QUERÉIS QUE TRAIGA AL BLOG? ¡DEJAD UN COMENTARIO AQUÍ ABAJO PARA QUE PUEDA SABERLO!

Sígueme en:

INSTAGRAM: @laurasbookcase
TWITTER: @ItsLauCross
WATTPAD: @Lau154